Capítulo 1

Teoría de la música

Introducción a la lectura musical:

La música es un lenguaje tonal que se compone de tres elementos:  Melodía, armonía, y ritmo. En este capítulo, primero estudiaremos la melodía y luego los demás elementos de este lenguaje.

Melodía:

Cuando cantamos una canción  entonamos con letra una melodía. Entonar requiere precisar la altura de un sonido y es a esa precisión de la altura que llamamos tono.  Lograr la precisión perfecta de la altura de un tono es afinación.  Cuando ya logramos la altura precisa o afinada del tono entonces la llamamos nota musical.  La altura de una nota musical se mide en número de frecuencias por segundo, y  cada frecuencia se identifica con un nombre. El sistema europeo organiza las notas musicales  en escalas de siete notas utilizando los siguientes nombres en orden de altura:   do, re, mi, fa, sol, la,  y  si.  El piano organiza este sistema musical internacionalmente popularizado de la forma siguiente utilizando como la primera nota de la escala la nota do:

[regresar al índice]

En este sistema musical de siete notas, las notas vuelven a repetirse a partir de la octava, duplicando la octava nota la frecuencia o el número de vibraciones por segundo.  Observen que en el siguiente ejemplo la primera nota do tiene una frecuencia de 130.81 vibraciones por segundo, mientras que la segunda nota do  duplica sus vibraciones a 261.63, mientras el do de la próxima octava duplica las vibraciones por segundo a 523.25, triplicando las frecuencias del primer do de este teclado.  Ocurre lo mismo con la frecuencia de la primera nota la de 220 vibraciones por segundo; el segundo la es de 440, y el tercer la es de 880


 
 

Tabla de frecuencias de estas tres octavas:

La voz humana requiere de mucho entrenamiento o estudio para poder afinar de manera precisa cada una de estas notas. La música clásica exige mucha afinación y la estética del canto clásico depende de la tradición del bel canto, que quiere decir canto bello, o canto bien entonado o afinado.  Sin embargo en la música popular y en la folklórica no se exige tanta formalidad,  ni tanto estudio o entrenamiento de la voz para cantar.  Por regla general, el cantante popular y el cantante folklórico tienden a cantar con su voz natural.  El canto popular por lo tanto lo que requiere es de una entonación mas o menos relativa sin pretenciones de perfección.  La fórmula general podría ser esta:  Canto como hablo pero mas o menos entonado.  Claro está que el que mejor entona, tiende a ser mejor cantante.  Pero al fin y al cabo lo que mas importa es la emoción al cantar tanto en la música popular, como en la folklórica y la clásica si se quiere ser artista en cualquiera de estas categorías.

Técnica de lectura. El solfeo y los registros:

Solfeo es la disciplina o entrenamiento que nos permite aprender a leer y escribir el lenguaje musical.  Con este entrenamiento podemos leer una pieza musical para interpretarla ya sea con un instrumento musical o con la voz humana.  El lenguaje musical es similar a todo lenguaje sonoro.  Esto es, los símbolos de escritura representan notas de diferente altura.  La altura de la nota puede apreciarse matematicamente en base de las frecuencias de sonidos asociados con el teclado o con cualquier otro instrumento.  Los instrumentos al igual que las voces humanas se clasifican con respecto a la capacidad de notas disponibles  o ámbito sonoro con las que cuenta el instrumento o voz para la interpretación de la música.  Este ámbito se conoce como registro.  Los intrumentos o voces con un registro de voces agudas se identifican como  soprano.  A estos registros le siguen el alto, el contralto, el tenor, el baritono, el bajo, y el contrabajo que en las voces humanas se clasifica como bajo profundo.  En la familia de los violines, que se compone de violines, violas, violonchelos, y contrabajos, los violines se identifican como sopranos,  las violas  tienen un registro de alto,  el violonchelo es el tenor, y el contrabajo tiene el nombre del registro mas grave de esta familia.

En las voces humanas, la soprano, el alto, el contralto pertenecen a registros femeninos; el tenor, el baritono, el bajo, y el bajo profundo son registros masculinos.  Existen además registros intermedios entre la soprano y el alto como la mezzo-soprano. Hay sopranos que tienen diferentes registros agudos como la soprano coloratura, soprano lírica, soprano ligera, o soprano spinto.  En las voces masculina existe además el contratenor, que es una voz mas aguda que el tenor.

En un teclado como el del piano, localizamos en téminos generales notas asociadas con los registros agudos,  registros medios, y registros graves.  Estos registros son fundamentales para entender el proceso de escritura y lectura del lenguaje de la música.  Veamos como se divide el teclado en registros:

Veamos ahora como se dividen los registros normales de las voces humanas en base de once (11) notas:
 
Para escuchar y probar su registro, seleccione con un 'click' el registro de 11 notas que desee:
soprano

mezzo-soprano


alto

contralto

tenor

baritono

bajo

bajo-profundo

Consideraciones generales para el solfeo cantado:

Es importante comentar que con entrenamiento musical cada persona pueda aumentar su registro agudo y mejorar la afinación de sus notas con clases de técnica vocal.  Pero reiteramos que no es requisito para cantar por placer ser un divo o una diva especializada en canto, como tampoco es requisito ser un buen cantante para entrenarse en la disciplina del solfeo.  Para ser estudiante de solfeo lo único que se necesita es saber su registro, esto es,  saber la capacidad que cada estudiante tiene para poder utilizar su voz natural dentro de su ámbito natural. Cuando aprendemos a leer música con solfeo cantado utilizamos nuestra voz humana  en vez de un instrumento musical.  Aprender a leer música con un  instrumento musical, una vez el instrumento está bien afinado,  este nos ofrece en cada nota la precisión de altura o afinación que a la voz humana le resulta mas difícil. Pero repetimos que no es indispensable para la lectura entonada con la voz pretender cantar con técnica de especialista en bel canto.  Resultaría en error pedagógico exigir entonación perfecta a estudiantes de solfeo que no pertenecen a la especialidad de técnica vocal.   No se debe intimidar al estudiante que por nerviosismo o desconocimiento de su registro no se atreve a cantar las notas ya que el aprendizaje del solfeo debe partir del ejercicio normal de aprender uno a relacionarse con la altura y entonación delas notas.

Sigue capítulo 2: Símbolos de lectura:  Las claves y el pentagrama.

[regresar al índice]