III.  Periodo Romántico Nacionalista 
De la contradanza a la danza:  

Los bailes de sociedad y la música popular
(Breve historia de la contradanza a la danza)


La primera generación de compositores de contradanzas y danzas se ajusta a la moda y filosofía de la época del Siglo 19.  Todo lo que ocurre en Europa ocurre en América y lo que dicta la filosofía de los cambios sociales está representado en la música que a la vez representa las voces de las revoluciones sociales europeas y americanas.   La moda exige nacionalización de los géneros musicales y por lo tanto las contradanzas se nacionalizan.  La nacionalización de la música se logra con la criollización de sus géneros incorporando el lenguaje e instrumentos con los cuales la masa popular se va identificando.  Para el 1850 los rusos oficializan la moda por decreto, instituyendo que todo los compositores que quieran componer a la rusa tienen que dominar su lenguaje musical nacional.  Al hacerse oficial lo que ya se había puesto de moda, entonces se bautiza con el nombre de Periodo Romántico Nacionalista todo este movimiento cultural a nivel internacional.   Pero antes del 1850, todo el Caribe ya cuenta con un poderoso lenguaje musical cuya  presencia negra u afro-árabe vino incorporada con la herencia española.  Esa presencia, aunque no de buena gana, se va oficializando al igual que la presencia indígena con su güiro como portaestandarte indoamericano.  Aunque algunos por exceso de orgullo nacional o regional, por  ignorancia o por prejuicio quieran disimular la incorporación de elementos negros y afro-árabes nacionalizando ritmos de origen afro-árabes como creación del ritmo y género de la Habanera, o creación española,  como se refieren a los ritmos de tango o tanguillos, o creación o nacionalizando ritmos de clave negra, y géneros comunes a las antillas y España, y a las zonas afro-árabes, esos géneros comunes,  con ritmos  que datan de siglos y siglos de contacto con el mundo Árabe y negro-africano, llegaron por diferentes caminos y se incorporaron para siempre en nuestro lenguaje musical y en nuestros géneros en todas las Antillas Mayores y Menores y Latinoamerica..  La historia de la contradanza a la danza puertorriqueña es la historia de esa criollización que en este periodo histórico denominamos como la nacionalización romántica de nuestros géneros musicales.

En la ruta de la contradanza a la danza mucho de nuestros los compositores se perdieron en el tiempo y el espacio social de nuestra vieja música popular.  Aunque algunos se recuerden como prolíferos compositores como son Francisco Santaella, de ellos solo se menciona su obra, obra que auditivamente no existe ya que por muchas razones socio culturales, y por la misma tradición popular,  no se escribieron en notación musical, o se escribieron y yacen secuestradas en algún baúl de gente que aún no sabe o no ha aprendido a valorar los documentos importantes de nuestra historia sonora de la música, y mantienen el patrimonio popular del pueblo en algún lugar secreto de papeles que heredaron y no saben lo que significan.  A Francisco Santaella se le atribuyen cientos de contradanzas, conocidas como merengues entre el periodo de 1848-1860. Muchas de estas danzas o de estos merengues fueron conceptualizados por algunos como extremadamente vulgares, especialmente por sus títulos como: :  Zabaleta, Rabo de puerco, Ay, yo quiero comer mondongo, El Tereque, La charrasca, La Mulata, la Sonámbula. 

(cita pag. 9 Cita de Descripción de las fiestas reales que la ciudad de Puerto Rico celebró en 1858, crónica atribuída al Sr. D. Antonio de  la Escosura, Intendente de Hacenda de la isla, 1858  Ensayos sobre la dnaza..)   “La música propia de estos bailes que llevan asimismo el significativo y dulce nombre de “merengue”, es también espcialisima y deliciosa por su rara composición, particular armonía, y melodías y modulaciones de sus stiempos y períodos musicales.  Se puede asegurar que al oír  una danza todos la bailan, porque hasta las personas que por su edad o por otras causas no quieren ponerse en escena, o mueven sus cuerpos ligeramente, o hacen esguinces de cabeza o cuando menos acompañan con los acopasados y ligeros golpes de sus bastones aquellos sonidos concertados, que no sólo agradan al oído, sino que afectan y conmueven el sistema nervioso por el carácter y la naturaleza particularísima de sus acordes, cadencias y consonancias”

Por los escritos sobre estos géneros asociados con las contradanzas y nuetras danzas primitivas se puede resumir que existen varios tipos de contradanzas:  Las contradanzas pioneras que imponen la moda europea y que eran propiamente bailes de figuras dirigidas por un bastonero, especialmente las contradanzas inglesas, y las contradanzas españolas. Estas contradanzas sirven de modelos para la nacionalización de todas las contradanzas latinoamericanas y caribennas que se convierten en contradanzas haitianas, contradanzas cubanas, argentinas, entre otras, y contradanzas puertorriqueñas.  De estas contradanzas puertorriqueñas Manuel Alonso nos describe la contradanza de los bailes de sociedad, y la otra contradanza es la popular que comienza a conocerse con el nombre genérico de merengue.  De estas contradanzas de sociedad,  y la contradanza merengue emerge nuestra danza hacia los años del 1860.  Aunque las dos contradanzas puertorriqueñas coinciden durante el mismo periodo histórico-social Manuel Alonso no habla de la contradanza popular pero deja entrever esta cuando comenta los siguiente:

 “La música, que no contribuye poco a la ilusión, es un conjunto de ésos, tan pronto melancólicos,  plañideros y sentimentales,  como alegres, agudos y estrepitosos; es creación del país, y a veces eligen los compositores temas de una canción popular sirviendo no pocas de pretexto algún suceso más o menos ruidoso para la composición de una danza que después lleva su nombre.”

Manuel Alonso dedica casi toda su atención a los bailes de garabato pero comparándolos con la tradición de bailes de sociedad en la cual menciona la contradanza y el vals incluye los demás géneros que formaban parte del evento bailable que habrá de llamarse luego el carnet :

“El rigodón es también muy general; frío, pausado, y aristocrático, conserva las mismas cualidades bajo el sol de las Antillas que bajo los hielos del polo. Todos los demás bailes que recorren la Europa con alguna aceptación, llegan también a la Isla y duran poco o mucho según el gusto con que son recibidos; así hemos visto en unos cuantos años la Galop, la Mazurka, el Britano, el Cotillón, la Polka, etc.”  De estos se criollizan la mazurka y la polka.

Sobre los bailes de sociedad mas populares Manuel Alonso nos dice:

““Entre los bailes de sociedad son los más usados la contradanza y el vals; la primera es la contradanza conservada mucho mejor que en España; sus figuras tienen la misma variedad que en su origen tuvo dicho baile” (Sin enmbargo al describirla luego, su descripción no corresponde a la contradanza de figuras.)

“El vals, igual al de todas partes, es en Puerto Rico el compañero inseparable de la contradanza, y se mira como su consecuencia necesaria: la joven que promete una contradanza sabe que tiene que bailar el vals con el mismo sujeto.” (Con esta descripción de “la joven que promete una contradanza sabe que tiene que bailar el vals con el mismo sujero” ya Manuel Alonso adelanta el ritual del carnet que se instituye como el ritual a seguir en los bailes de sociedad y que mencionaremos mas adelante.)

Ya la contradanza que describe Manuel Alonso en 1849, no es la contradanza española o inglesa regida por un bastonero, essta contradanza ya es un baile romántico de transformado en baile de parejas:

“... sus pasos adquieren mayor encanto con la gracia de las hijas del trópico:  es imposible seguir con la vista los movimientos de una de aquellas morenitas de mirar lánguido, cintura delgada y pie pequeño, sin que el corazón se dilate queriendo salir del pecho.  La contradanza americana es el baile mas expresivo que pueda imaginarse, es un verdadero poema de fuego y de imágeners seductoras, es en una palabra,  la historia de una amor afortunado.”

(sigue pero hay que hacer un panel aparte ilustrado:)

“Empieza la danza...La bella es solicitada por un amante, que cualesquiera que sean los obstáculos, halla siempre el medio de encontrarse con el objeto de su cariño; las diferentes figuras representan muy al vivo los inconvenientes de parte de unos y la protección de otros:”

(Debe ir una caricatura de la chaperona, de los posibles suegros, ejem, esto esto es de los padres de la bella) (sigue...) 

“En el principio, apenas se acercan, vuelven a separse, cada vez se detienen algo más; las manos del joven toman las de su querida, toca sus brazos, su cintura, y por fin, unidos estrechamente, se entregan al placer en medio de todos sus compañeros, que celebran con igual regocijo la unión de dos seres que se adoran. ¡Oh hijas de mi patria! nadie os iguala en el baile, nadie derrama como vosotras ese raudal de fuego puro como vuestras frentes, ni esa voluptuosidad encantadora que sólo nace en nuestro clima.

Esta contradanza en 1849 que describe Manuel Alonso,  junto al vals van a resultar ser los dos primeros bailes románticos de abrazo de salón en donde las parejas estrechan sus cuerpos desafiando la moral sexual de la época resultando ser recriminados socialmente como bailes escandalosos.  Del propio análisis de Alonso se desprende que él distingue dos tipos de contradanzas una de carácter melancólico,  plañidero y sentimental ; y  otra alegre, aguda y estrepitosa basadas en temas de canciones populares para la composición de la danza con el nombre del tema.  Ya estas contradanzas asociadas con  la música popular y su clase denominada mediana se identifican como “merengues” alternando con la contradanza de los bailes de sociedad. Aunque también se le llamó “upa”, del verbo aupar y del movimiento coreográfico de auparse, el nombre de merengue queda como sustituto de esta contradanza de la clase mediana compuesta de artesanos y trabajadores de oficios que inclusive tenían sus propios clubes y salones de baile distintos a los elegantes casinos y clubes donde se efecuaban los bailes de sociedad.  Respecto a esta ya nueva danza como merengue luego del 1850 Salvador Brau en su artículo “La danza puertorriqueña” nos dice del baile sensual del merengue  como si estuviera hablando del baile del bolero de la década del 1940 y 1950 con las parejas casi moviéndose en una sola loceta ” :

“Con el “merengue” se anulaban la soberanía del bastonero y la exigencia de las figuras.  La elección de la dama, quedaba a voluntad del caballero, y el mecanismo del baile se reducía de tal suerte, que bastaba ligerísima percepción musical en el oído para imprimir al cuerpo breve movimiento que la cadencia exigía; movimiento que combinado con algunas vueltas a discreción, llenaba el espacio de tiempo comprendido en los ocho compases de la segunda parte. 

Pero aún ofrecía otra particularidad la nueva danza: “...durante la primera parte, la parejas recorría, de brazo, el salón, sin cuidarse de los acordes de la orquesta, mas apenas vibraban las notas de la segunda, la dama reclinaba el brazo izquierdo sobre el derecho del caballeo que la estrechaba por el talle, tomándola de la mano derecha y atrayéndola, no con esa soltura que exige en el vals la prapidez de sus giros, sino en un enlace mas estrecho, siendo por demás axiomático entre los bailadores de “merengue” que con cuanto mayor abandono cede la dama a la atracción del caballero, mayor homogeneidad resulta en los movimientos cadenciosos de entrambos y más grato es el deleite que el baile proporciona.”

Sobre estos valores estéticos y morales dice Valle Atiles:

“La música propia de estos bailes que llevan así mismo el significativo y dulce nombre de merengues, es también especialísima y deliciosa... Se puede asegurar que al oír una danza todos la bailan, porque hasta las personas que por su edad ó por otras causas no quieren ponerse en escena, ó mueven su cuerpos ligeramente, ó hacen esguices de cabeza ó  cuando menos acompañan con los acompasados y ligeros golpes de sus bastones aquellos sonidos concertados, que no sólo agradan al oído, sino que afectan y conmueven dulcemente el sistema nervioso por el carácter especial y la naturaleza particularísima de sus acordes, cadencias y consonancias.

En A.G.Quintero-Rivera. “El merengue de la danza.” Citando a Del Valle Atiles.

La popularización del merengue y la transformación gradual de su estructura durante los años de la década del 1840 como nueva danza popular que va suplantando la vieja contradanza crea una guerra de valores de clases sociales que provoca comentarios prejuiciados contra la nueva danza y sus compositores como estos de Alejandro Tapia en Memorias: (cotejar si esta cita ya que no está marcada entre comillas)

“Hubo por entonces una verdadera turba de musicastros que se dieron a componer danzas a porrillo, distinguiéndose por su chic  especial las de don Francisco Santaella.  Poco después  dieron en aumentarle casi indefinidamente los compases a la segunda parte.
Recuerdo que la primera de esta clase la escribió don Aurelio Dueño entendido compositor y amigo mío, en 1848, y la denominó “La Sapa”.

Sobre el mismo prejuicio en torno de la degeneración de nuestra danza comenta Braulio Dueño Colón:

“En la época a que antes nos referimos, y que fue funesta para el desarrollo de nuestra música regional, se escribió un centenar de danzas de gusto detestable, de las que solo se conservan dos o tres que se salvaron del naufragio, y que fueron compuestas por un tal Santaella, (Francisco) prolífico autor de música bailable.  Por la calidad de los nombres que ostentaban las danzas de esas época puede colegirse cuál sería su tendencia artística.  Véase la clase:  Zabaleta, Rabo de puerco, Ay, yo quiero comer mondongo, El Tereque, La charrasca y otras del mismo  jaez.”

En  Pedro Malavet Vega.Historia de la Canción Popular.  p 520

Sobre la contradanza popular ya identificada como merengue  el compositor Amaury Veray Torregrosa  en su ensayo  “Vida  Desarrollo de la Danza Puertorriqueña” comenta:

Cita de Amaury sobre la contradanza-merengue:  “En los archivos de Monserrate Deliz hemos encontrado copia fotostática  de un tipo  de contradanza que se bailaba en Aguadilla para los años 1839... Tapia nos cita a don Aurelio Dueño con La Sapa alrededor del 1848 y a don Francisco Santaella con una gran variedad de danzas del mismo estilo.  Pero esta nuva modalidad necesitaba mucho mas extensión que la antigua contradanza española porque no era baile de figuras y resultaba monótono para las dos personas que en ella intervenían.” en “Vida y Desarrollo de la danza puertorriqueña”.

Sobre la transformación de esta contradanza Amaury nos dice:

“La introducción a la danza, que a vecers era de ocho compases corridos vino a ser el paseo de la danza... Esta nueva danza no extirpó de raíz la contradanza española.  Siempre hubo  quien la prefirió por su decoro.  de las partes propias de la danza pronto llegaron a hacerse verdaderas creaciones.  Cada una de ellas llegó a tener personalidad propia.  La última parte era la más movida y rítmica.  Esta vino a ser el jaleo llamado merengue o zupa como contracción a la voz aupa.  Don Alejandro Tapia aclara dfinitivamente este punto, porque Don Salvador Brau llama merengue a toda la danza, mientras que el primero llama solamente merengue a esta porción  final.  El llamado merengue  pronto se hizo popular entre los jóvenes de la época y debido a su desenfrenada interpretación fue motivo de escándalo para los decoroso contertulios que asistían a los bailes a ver bailar la ljuventud.  Fueron mcuhos los ciudadanos peninsulares  que se escandalizaron con tan deleznable atrevimiento.  La protesta creció a tal grado que penetró en la Fortaleza y llegó a oídos del Gobernador Don Juan de la Pezuela, quien la prohibió... “(Amaury Veray)

Como resultado crítca social sobre este concepto de moralidad social de muchos que veían la tendencia depravada que llevaba el merengue el 31 de agosto de 1849 el Gobernador Juan de la Pezuela emite la circular número 50 dirigia a acabar con este baile que lée:

“El baile que vulgarmente se llama Merengue, habiendo llegado a ser en casi todos los pueblos de esta Isla una muestra de la depravación de costumbres de los que con él se divierten, y un objeto de escándalo para los que lo ven, queda desde luego prohibido bajo la pena de cincuenta pesos de multa a los que lo tolere y de diez días de prisióna los que lo ejecuten...” En PMV


Periodo Romántico Nacionalista :

A partir de la segunda parte del Siglo 19 la danza cobra fuerza y se impone socialmente como símbolo musical de identidad nacional puertorriqueña.

La Borinqueña se convierte en la danza mas popular de Puerto Rico que trasciende nuestro ámbito geográfico y la primera danza-canción con aire precursor del bolero de la década del 1930, y es que musicalmente tanto la danza, como el danzón y el bolero muestran en su acompañamiento las mismas fórmulas rítmicas convirtiéndolos en géneros pertenecientes a una sola familia: La familia de la danza. 

Sigue:  Historia de la Borinqueñã: Citas  y notas  sueltas sobre la vida musical en Puerto Rico comenzando el Periodo Romántico Nacionalista (1850):

Jorge Cucullú:  (1856) publica una danza llamada Las Armendras Misteriosas y otra La Americana. PMV

1856: “Probablemente  para 1856 se lleva a escena la ópera Guarionex, basada aen La Palma del Cacique, de Tapia”

El 28 de noviembre de 1857 la alta sociedad ponceña ofreció un suntuoso baile en honor a  Adelina Patti... (baile de carnet pag 244.  ... )

1858:  En el concierto de despedida de Luis Morea Gottschalk del 7 de enero del 1858, participa la Banda Militar, ... compuesta... etc. ocho maracas, ocho güiros... En esa ocasión se4 ejecutan , entre otras, la “contradanza” ,  Las Ponceñas, la Marcha triunfalk La Porto-rriqueña, dedicada al Principe de Asturias, y la Maracha de los Jíbaros – Souvenirs de Puerto rico, caparicho escrito sobre temas del seis”...[donde aparece el “si me dan pasteles” tradicional.  p. 245.

1858:  Al danzón y la danza casi siempre le aplicaban letra... El merengue tiene amplia aceptación, y entre los compositores mas popluares se encuentran Francisco Santaella y Nemesio Quiñones.

1858:  Felipe Gutierrez obtiene la plaza de Maestro de Capilla de la Catdral de Puerto Rico ... ver nota de Felipe gutierrez y “los aires de fandango” que retira.

“Part 1860, la estructura de la danza ha sufrido  algunas modificaciones.  Dice alenjandro Tapia sobre el particular:

Don Francisco Santaella, dotado especialamente para este tipo de música ... comenzó a componer, por los años 1848 a 1860, época en que sufrió el género la modificación con que ahora se confecciona, y que consiste en haber pasado de los 16 compases, o sea, 8 para cada parte, a un número indefinido de aquellos en la parte segunda”

“La Marcha de los Jíbaros, se anuncia la composición en el diario El Fenix de enero de 1858 y se claro que dicha obra la realiza Gottschalk sobre los temas, el seis, el caballo, la seguidilla (obviamente la  cadena), de la precisa sinfonía compuesta por el hábil compositor Don Manuel Pasarell.

1857: “En febrero  (de 1857) el repertorio incluye valses, polcas, danzas, pasodobles, contradanzas, chotis, mazurkas, habaneras, y canciones así como segmentos de óperas y zarzuelas.  Entre las contradanzas se incluían , La Rosista, Recuerdos de la Habana; y en danzas se interpretaban El príncipe de las Asturias, Lolita o La Ponceña.  También se repiten La sonambula  y El macetazo. p. 243

1857: “En febrero  (de 1857) el repertorio incluye valses, polcas, danzas, pasodobles, contradanzas, chotis, mazurkas, habaneras, y canciones así como segmentos de óperas y zarzuelas.  Entre las contradanzas se incluían , La Rosista, Recuerdos de la Habana; y en danzas se interpretaban El príncipe de las Asturias, Lolita o La Ponceña.  También se repiten La sonambula  y El macetazo. p. 243

Felipe Gutierrez – tiene una contradanza perdida.

Memo: contradanza  La Sapa La  de Aurelio Dueño 1848
 Hortencia 1865, Gottschalk, 1857  ver pag 520 MV

Un viaje a Bayamón -  Manuel G. Tavárez. fecha:
 
Llega ahora la borinqueña  y luego el carnet con los demás géneros.  Falta la guaracha popular y el tango y el chotis y el otro catálogo del 1850 al 1900:

Sigue:  Historia de la Borinqueña: